91 128 90 11

Muchos españoles escogen el Reino Unido como lugar de destino para fortalecer su dominio del inglés y abrirse paso en el mundo laboral. Emigrar a otro país es un fenómeno que siempre ha existido por diversas razones, tanto personales, como circunstanciales. Es un rasgo que nos caracteriza: nuestro afán aventurero.

En la medida en que nos adoptemos al nuevo medio y a las experiencias, seremos capaces de sortear los primeros obstáculos. Se trata de sobrevivir en un área desconocida y lejos de nuestro espacio de confort.

Se recomienda hacer un ejercicio de preparación previa, pues irse a la aventura, sólo sale bien en las películas. En primer lugar, debemos tener claro cuál es el objetivo o la razón por la que deseamos trabajar en territorio británico. Plasmarlo sobre el papel y contar con opiniones de otras personas que ya llevan tiempo allí, nos dará una primera evaluación de los pros y los contras.

¿Queréis ahorrar dinero?

¿Queréis trabajar para aprender el idioma?

¿Queréis desarrollaros en vuestra área de especialización?

Ninguna pregunta sobra, ya que el hecho de poseer una meta nos motivará y nos preparará durante el proceso de adaptación e integración en la cultura de acogida.

Cómo encontrar empleo.

¿Vais a buscar trabajo desde España o en el Reino Unido? Si queréis encontrar trabajo desde España para llegar a suelo británico con un “colchoncito” y tener las cosas seguras, podéis optar por las agencias de empleo (similares a las ETT españolas). Estas agencias suelen cobrar unos honorarios por sus servicios. Ellas se encargan de concertarte entrevistas de trabajo con empleadores. Conseguir una entrevista no quiere decir que tengas el trabajo, pero, casi siempre es un sí.

El principal inconveniente de estas agencias radica en que la mayoría de ellas te suelen “vender la moto”. Al final, te ofrecen puestos de trabajo relacionados con la hostelería. Y quien ha trabajado en ese sector, conoce de sobra que implica hacer muchos sacrificios.

Los que estáis familiarizados con Internet, seguro que conocéis webs de empleo como Infojobs. En el Reino Unido hay páginas similares y las más populares son:

Facebook puede ser algo más que una red social para pasar el rato. Encontrarás grupos de españoles que viven en Gran Bretaña. Solicita unirte a estos grupos y aprovecha la oportunidad de recibir información de primera mano por parte de gente que ya ha pasado por la misma experiencia que tú deseas iniciar.

La otra opción (venir desde España con unos ahorros) te puede proporcionar mayor libertad, pero no estarás exento de gastos: alquiler de piso o estancia en una pensión durante los primeros días, comida, gestiones administrativas, etc. Mi consejo es que traigas varios curriculum vitae impresos en la maleta. Y desde el primer minuto, acudas a todos los establecimientos, empresas o locales donde consideres que tendrás mayores posibilidades. Recuerda que estás en un país con otra noción cultural. Por esa razón, es relevante que siempre preguntes por el director o gerente (“Can I talk to the manager, please?”) y pidas si es posible dejar el curriculum. Hazlo con educación británica y mucha simpatía: no olvides decir “por favor”, “gracias” y sonríe. Este momento es transcendental, pues supone la antesala de una posible entrevista. La persona que te atienda al principio observará tu actitud, tu apariencia y tu destreza para expresarte en inglés. En el caso de que tu nivel de inglés sea bajo, lo más seguro es que ni se molesten en cogerte el curriculum. Si pasas esta prueba, avisarán al jefe, quien posiblemente te pregunte si buscas un empleo a jornada completa (40h) o a media jornada (20h). Piensa bien tu respuesta. Si quieres estudiar, la segunda opción es la más apropiada para ti.

Normalmente, se gana bastante dinero en el sector de la hostelería, aunque te exploten. Trabajar en cafeterías, pubs o tiendas te permite aprender inglés, ahorrar dinero y vivir mejor que si trabajaras en la industria.

Para acabar, me resta explicaros cómo son las agencias de empleo. Existe una figura que se podría traducir al español como “reclutador” (recruiter). Son personas que se encargan de encontrarte empleo (previo pago de honorarios), pues cuentan con una cartera de clientes (empresas) que ofertan un empleo. Nada más leer tu vida laboral, te llaman para concertar una primera entrevista. El objetivo es conocerte mejor (un primer contacto). Siempre actuarán como tu mano derecha en las entrevistas que tengas con ellos. Comprobarán si te ajustas al perfil del candidato que buscan sus clientes, te aconseja cómo vestir, la filosofía de la empresa, los años que llevan trabajando, suplementos que recibe el trabajador, etc. Cuando tu “recluiter” considera que eres el candidato adecuado para un puesto de trabajo, entonces, empieza el proceso de entrevista con la empresa.

Seguro que estarás pensando en muchos detalles que necesitarás resolver. No te preocupes. En los siguientes enlaces, te ofrezco información de interés:

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Más información aquí.